Salta la barrera de los conocidos

Uno piensa que escribir un libro es fácil y rápido. Bueno, yo al menos.

Siempre me parece todo fácil y resulta que no siempre todo es tan fácil.

Yo siempre he querido escribir mi libro, y alguna vez me puse en la tarea de hacerlo, me lo puse como meta para el 2020, que en menos de un año saliera mi libro.

No salió.

Las razones, muchas.

Miedo.

No escribía a diario, a pesar de haber tenido todo el tiempo disponible.

Puede ser que no estaba seguro de que lo que estaba escribiendo fuera importante.

Aquí surge un tema que he venido meditando, que me llegó a sí como inspiración.

Lo voy a llamar saltar la barrera de tus conocidos.

Por lo general cuando pensamos en un nuevo emprendimiento, los primeros clientes potenciales en los que uno piensa son sus amigos y conocidos en redes sociales. Creo que es un error. Ellos deberían ser los últimos en adquirir tus productos, no porque sean menos importantes, todo lo contrario, sino porque muchas veces “ellos” pueden ser el obstáculo, la barrera que no te permite dar ese primer paso, ese salto. Es lo mismo que el temor al qué van a decir, qué van a pensar. Puede que a ti no te pase, pero a mí sí.

Todos sabemos que muchas veces en reuniones con conocidos hay personas que en realidad no están compartiendo contigo. Conscientes o no, están ahí verificando que todo esté bajo control.

¿Bajo control de qué?

  • ¿Y cómo vas? ¿Qué tal el negocio?

Si la respuesta es, marica, estoy forrado porque la saqué del estadio con un negocio, la reacción puede que no sea de alegría total. Puede. Y ok, hablo por mí, no tienes que pensar que eres tú, soy yo. Puedo que yo no me alegre. En ese momento me puede pegar duro si yo aun no he dado en el blanco, si aun no hago lo que de verdad debería estar haciendo con mi vida, porque esas comparaciones no se pueden hacer. Ese, ese “nivel” alcanzado por el otro puede servirme de ejemplo y llevarme a la acción para salir de mi zona de confort, esa que verifico y chequeo en cada reunión a la que voy, con la salvedad de que cada camino es diferente.

Mientras que, si la respuesta es, “bien, dándole duro, trabajando”, quizás sea una respuesta más tranquilizadora.

“Todos estamos en las mismas” pueden pensar algunos.

La mayoría de las veces nos estamos comparando inconscientemente.

No es tu culpa.

Es el sistema que nos ha programado para ser así.

Es la programación cultural.

La razón principal aquí es salirnos de esa programación, y vuelvo y te repito, si crees que tu no eres así, deja de leer, yo solo estoy queriendo ser franco y expresar un sentimiento, algo que veo de lo que podemos aprender para avanzar más en el camino del despertar espiritual al que creo que todos hemos venido.

Entonces nos olvidamos de ser auténticos. Y serlo no quiere decir no hacer, tener, compartir cosas en común, solo que debemos ir al fondo de nuestra alma y asegurarnos que así sea. Que sea natural y puro. Que la coincidencia sea eso, una coincidencia, no un querer ser algo que no somos por poder pertenecer a algo.

Cuando abrí este archivo de Word para escribir algunas palabras, no fue precisamente para escribir estas que estás leyendo. La idea era otra, era escribir un miniguión de saludo a mensajes en linkedin para hacer nuevos contactos, y sin querer me fueron saliendo más bien estas que estás leyendo. Es como si no estuviera bajo mi control. Además, es positivo, para agregar algo de contenido a mi blog, así éste no produzca nada, en términos de billete.

Pero me gusta, lo disfruto y aquí están.

Entonces…

Si uno lograra olvidarse de toda la gente que conoce y que éstos fueran los últimos que descubrieran tu producto, a lo mejor sería mayor el éxito, o más bien, sería más fácil arrancar, iniciar, arriesgarse. Pero igual, no se trata de éxito, se trata es de dejar a un lado lo que puedan pensar los demás sea lo que sea que pienses hacer.

Me pasa en este momento a mí. Si pienso en las personas que conozco, si me imagino que van a pensar apenas lean esto, puedo estar quizás más frenado a escribir líneas, a si me imagino que quienes lo van a leer no me conocen ni me han visto nunca en sus vidas, y que quizás nunca lo hagan. Se elimina una barrera de miedo natural de inmediato.

Quizás es por eso por lo que existen autores anónimos. Lo que importa son las palabras, el mensaje, no quien las escribe.

Y aplica igual a un negocio, sea cual sea.

El miedo al que dirán es real, y no podemos terminar viviendo la vida que los demás se imaginan para nosotros, todo lo contrario.

Vamos primero por el público más lejano, lejos de tu círculo de influencia, lejos de las opiniones que sin querer puede que te frenen e incomodan.

Yo por ejemplo estoy en una etapa de minimalismo. Vendiendo, botando y regalando de todo.

Y no se trata de ser un minimalista. No, estoy buscando solo tener las cosas que realmente uso y necesito, sin importar que sean.

Se me ocurrió entonces un nuevo servicio o negocio, donde como ves en la imagen de este post, te ayudo a “botar, regalar y vender todo lo que estorba en tu vida”.

Sí.

Siempre he estado en otras cosas, otros negocios más “importantes”.

Puede que sea un negocio estúpido.

¿Quién putas pagaría por contratar a alguien que te ayude a hacer algo que puedes hacer tu solo en cualquier momento de la misma manera en que yo lo hice?

Son frases que me dicen mis conocidos.

Pues la verdad no sé, así como hay gente que hace y paga por cosas locas, habrá gente que pague por este servicio.

Y hay gente que usa tapabocas.

Hay de todo.

Y te frenan.

Sí, te frenan.

Por eso debo saltar esa barrera de conocidos.

Ese mismo mensaje lo mandé a varios grupos de whatsapp y ningún amigo me contrató, o al menos respondió, o preguntó, que mierda era esa. Ninguno.

Pero yo, yo estoy convencido de los beneficios de botar regalar y vender lo que no usas ni necesitas.

El impacto en tu estado de ánimo es todo.

Y por medio de este nuevo emprendimiento, quizás pueda yo ayudar a muchas personas a dar un paso que muchas veces no es fácil dar solo, entre otras cosas por ese condicionamiento cultural.

Y en el fondo termina siendo un coaching que abarca desde lo financiero hasta lo espiritual. Pero hey, ¡nada más espiritual que el dinero!

Así que ya sabes, asesoría disponible.

Publicado por vivecomosiestuvierasmuerto

Escribo lo que creo en cada momento de mi historia. ¿Puede que pasen los años y cambie de opinión? Si no son temas de mi filosofía y principios de vida, lo más seguro es que pueda cambiar. Estoy en la búsqueda de la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: